Aprovechando un viaje a Berlín nos fuimos a pasar un día a Potsdam, donde Karl Foerster tuvo su casa, su jardín y su vivero,  uno de los más importantes del siglo XX. Desarrolló un gran interés por las vivaces y las gramíneas, cuyo máximo exponente fue la creación del híbrido Calamagrostis x acutiflora “Karl Foerster”, que hoy es mundialmente conocido y se cultiva desde Australia a Norteamérica. Además de un jardín rehundido delante de la casa, nos sorprendió la gran cantidad de planta y de m2 dedicados a cultivo de plantas que tenían, y lo bien ordenado y cuidado que estaba el vivero.

Leave a Reply

8 + dieciseis =