Junto a la visita a Floriade, conocer el jardín de Piet Oudolf fue nuestro principal motivo para visitar jardines y viveros en Holanda. La figura de Piet Oudolf para nosotros representa cómo un diseñador de jardines o un paisajista puede cobrar fama mundial. Cómo ha llevado el diseño de plantaciones a una forma de expresión artística que es digamos que cuanto menos, poética. Los diseñadores de jardines y paisajistas tenemos que agradecérselo. Piet y Anja montaron un vivero y comenzaron a experimentar con plantas un su jardín a principios de la década de los 80. Para mediados de los años 90, habían impulsado el “Dutch wave”, después llamado ” New Perennial Movement” al hacerse internacional, que venía a significar una nueva forma de componer con plantas, en las que se dejaba un poco de lado los arbustos tradicionales para utilizar sobre todo gramíneas y vivaces. De esta manera, el aspecto de las plantaciones tenía un aire natural, y al mismo tiempo era más ecológico y sostenible, significando menos mantenimiento y aportando alimento a insectos polinizadores y pájaros. En muchos casos estas plantaciones se usan como alternativa al césped, lo que nos parece que es una muy buena idea.

Cuando llegamos al jardín, desde un escalón en la entrada puedes verlo entero, y la primera sensación es como que te falta un poco la respiración, y exclamas un Guau!. Cuando coges aire te das cuenta de que estás ante un paisaje impresionista, armónico, encantador, bucólico, que te produce bienestar, incluso una sonrisilla. Estuvimos más de dos horas descubriendo mil detalles. Está pensado y calculado, sin embargo la Naturaleza ha seguido su curso y muchas cosas se han resemillado o desplazado, lo que le da un aire muy natural, además de sofisticado. Es una experiencia inolvidable. Y recomendada para todos los públicos.

En la otra parte de la casa se situaba el vivero, que cerraron en 2010, ya que según nos contó Anja, ya no tenían tiempo para seguir manteniéndolo, dado que Piet está muy ocupado.  En su afán de experimentación, han semillado una pradera con especies locales, a la que primero han estructurado con gramíneas y vivaces robustas y que destacan sobre las demás plantas. Estaba espectacular, con un aire supernatural. Para nosotros fue un aprendizaje y una bendición poder conocer su jardín.

Leave a Reply

2 × uno =