Tom Stuart-Smith es uno de los mejores paisajistas ingleses y a nosotros es el que más nos gusta. Este jardín es un fiel reflejo de sus diseños, típicamente ingleses, unos jardines donde las plantas son las protagonistas, con formas orgánicas, dentro de las cuales encontramos unas composiciones preciosas,  muy estudiadas, gracias a un dominio de las plantas espectacular.

Este jardín nos dejó sin habla. Está en una finca muy cuidada en la campiña inglesa cerca de Oxford, un sitio precioso. El entorno ayuda y el jardín se integra perfectamente.  Cuando ya empezamos a recuperarnos del shock todo fueron alabanzas, ni una pega.

Hay que decir que tienen un equipo de cuatro jardineros todo el año 8 horas diarias, es decir, el mantenimiento es complicado. Merece la pena. Tienen también un pequeño invernadero y un pequeño vivero para surtir de plantas al jardín.

Es uno de los jardines que hemos visitado que más nos ha gustado. La visita es recomendable para cualquiera.

Leave a Reply

cinco × cuatro =