Este vivero fue uno de los que más nos impresionó. Está al Norte de Holanda, cerca de Groningen, donde empezamos nuestro viaje. Otro ejemplo de vivero más o menos pequeño, familiar, con la vivienda anexa y el jardín como exposición y lugar de cultivo de plantas madre. Tenían un montón de composiciones muy interesantes, y están especializados en Helenium. Se dedican sólo a la venta de vivaces y gramíneas, desde primavera a otoño. Un aplauso para ellos.

Leave a Reply

ocho − siete =